La Verdad

jueves, 30 de julio de 2009

Mano de Paniagua salva a San Lázaro


Tras hacer historia con su marca perfecta durante la serie regular, San Lázaro, gracias a la mano de Carlos Paniagua, no tendrá que enfrentarla otra vez. Paniagua encestó un tapeo faltando 6,2 segundos para dar a los lazareños un apretado triunfo 59-58 sobre el Rafael Barias para empatar a una victoria por equipo la serie final del torneo de baloncesto superior del Distritio Nacional.

De esa manera, los orientados por José -Maíta- Mercedes evitaron caer en un hoyo del que ningún combinado ha podido salir jamás.

Ningún quinteto que haya caído detrás 0-2 ha regresado para ganar una final.

Pero para no colocarse en esa situación, San Lázaro, que tuvo 10-0 en la vuelta regular contó con la colaboración menos esperada: su rival.

Tras perder el primer cuarto por 14 puntos (26-12), los barianos encestaron 35 puntos entre el segundo y el tercer cuarto, limitando a los lazareños a solo 21 tantos, incluyendo apenas cinco en los segundos 10 minutos.

El último cuarto inició con la pizarra empatada a 47 puntos.

Un lance de tres puntos del refuerzo Glen McGowan culminó un rally de 9-2 que colocó a los dirigidos por Amaury Durán delante 55-49 restando 6:30 para terminar el partido. Sin embargo, Rafael Barias no pudo sacar provecho de los lances libres y en esta parte falló cinco de seis intentos, incluyendo cuatro del propio McGowan.

Eso dejó la puerta abierta para que los lazareños con un par de canastos de Eddie Elisma, uno de Orlando Sánchez y otro de Paniagua tomaran la delantera 57-56 con 1:59 en el reloj de juego.

Ambos equipos intercambiaron fallos ofensivos y bolas perdidas, antes de que David Zabala marcara un tiro en penetración que puso a los barianos delante por última vez, 58-57 a los 1:14.

La única otra anotación que se produjo en el encuentro fue el canasto decisivo de Paniagua. En total, el Rafael Barias falló 10 de los 16 lances libres a los que tuvo derecho en el desafío.

Los lazareños iniciaron el partido con un rally de 11-0, que incluyó dos lances de tres de Josué Abreu y otro de Hansel Salvador y finalmente dominaron los primeros 10 minutos, 26-12.

Los barianos comenzaron a presionar en la defensa y a encestar los lances de distancia lo que les permitió con tiros de tres puntos del refuerzo debutante James Maye y los hermanos José y Manuel Fortuna reducir la distancia a solo tres tantos, 31-28 al llegar el descanso del medio tiempo. Un par de canastos de Abreu y una jugada de tres puntos de Elisma extendieron la ventaja lazareña a siete (38-31) con 7:51 en el reloj del tercer cuarto, pero los barianos mantuvieron su presión a la defensa combinando ataques rápidos con lances de distancia y con un par de encestes de Juan Araujo, canastos de los hermanos Fortuna y un triple de McGowan tomaron ventaja de dos, 44-42, antes de terminar ese período con la pizarra igualada a 47.

Los lazareños perdieron 23 veces el balón, otro factor que tampoco pudieron aprovechar los derrotados.

Eddie Elisma fue el mejor a la ofensiva por los ganadores con 13 puntos y 11 rebotes, Josué Abreu encestó 12 tantos, Carlos Paniagua marcó ocho con 11 rebotes y Hansel Salvador perforó el aro para otros ocho tantos.

Glen McGowan encabezó a los barianos con 15 puntos (3-3 en triples) y 10 rebotes, José Fortuna aportó 14 tantos y cinco bolas robadas, mientras que Manuel Fortuna anotó 10, pero falló cinco de siete triples.

David Zabala hizo ocho. Juan Araujo, quien tuvo 23 puntos y 18 rebotes en el primer partido, fue limitado a solo seis tantos y seis capturas.

Los 117 puntos encestados entre ambos equipos son la menor cantidad en un partido de final en la historia del torneo.

La marca anterior era de 122 establecida el 29 de mayo de 2005 en un partido que Los Prados le ganó a Los Mina 62-61.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal