La Verdad

lunes, 21 de junio de 2010

Aplazan medida coerción de siete supuestos sicarios

Seis hombres y una mujer fueron formalmente acusados por las autoridades de participar en los asesinatos del teniente coronel retirado José Amado González González, del empresario Rubén Soto Hayet y de Omar Lantigua, vinculados al caso del prófugo boricua José David Figueroa.

Mañana la jueza de la Jurisdicción Permanente del Distrito Nacional, Patricia Alejandra Padilla, conocerá a las diez de la mañana una petición de prisión preventiva contra el grupo, luego de que ayer fuera aplazada una audiencia de medida de coerción.

Los acusados son José Miguel Rodríguez Almonte (Joh), residente en Gurabo; José Aníbal Hidalgo García, residente en el ensanche Quisqueya; Juan Amauris Rodríguez Minier (Ambiorix), residente en Guarabo; Yermi Mercedes Liranzo Cruz (La Diosa), residente en Santiago; Wilgen Ortiz de los Santos, residente en San Carlos, José Alberto de la Cruz, residente en San Pedro de Macorís, y Joel Antonio Feliz Medina.

La medida de coerción fue aplazada para que se complete la matrícula de abogados de una parte de los imputados, debido a que algunos no estuvieron representados en la audiencia de ayer domingo. También para dar tiempo a que los abogados defensores busquen los presupuestos, copias de títulos de propiedad, actas de nacimiento de hijos y de matrimonios, así como la documentación requerida para demostrar que existe un arraigo y que no hay peligro de fuga. Una hora antes de la audiencia de ayer se entregó en el Palacio de la Policía Nacional, Winston Antonio Rodríguez, mejor conocido como El Cangri, a quien involucran en el expediente Figueroa Agosto y quien de inmediato dijo que se entregaba por voluntad propia para evitar que lo mataran, pues según expresó, habían ofrecido 45 mil dólares por su cabeza. Sin embargo, el imputado no reveló quién ofreció esa alta suma de dinero para que lo mataran.

El Cangri está involucrado en el asesinato en la cárcel de La Victoria de Gabriel Arias Castillo, mejor conocido como Alex el Pelotero.

Al grupo se le acusa, además, de asesinar a Jorge Vásquez Santana y Máximo Jerónimo Paredes, vigilante y mensajero de la repostería La Francesa, y de herir de bala a Madeline Bernard Peña, esposa del coronel González González, así como a Agustín Romero.

LOS IMPLICADOS Y LAS MEDIDAS DE COERCIÓN
En el caso también se involucra a Welington Antonio Rodríguez Taveras, quien fue entregado por sus familiares a las autoridades.

A Rodríguez Taveras se le acusa de darle a guardar a Félix Medina y a De la Cruz Paredes dos maletas conteniendo armas largas, explosivos, entre ellos dinamita, pertrechos militares y otros objetos perteneciente al supuesto sicario.

Las maletas fueron entregadas voluntariamente por los implicados, la cual se encontraba en la carretera principal de El Llano, sección La Yegua, en Gurabo, en una casa de zinc. Supuestamente Taveras le había expresado a Félix Medina que le guardara las dos maletas porque tenía problemas con la Policía y quería deshacerse de ellas.

La solicitud de medida de coerción señala que, según análisis realizado por la Policía Científica, un fusil AK47, ocupado a los imputados, y una pistola Versa calibre 9 milímetros, coinciden con los casquillos de la escena del crimen del coronel González González.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal