La Verdad

viernes, 26 de septiembre de 2008

Cerebro y fuerza, requisitos para mezcla de boxeo y ajedrez


BERLIN. - Nikolay Sazhin casi noquea a su rival con un golpe al mentón en el segundo round, pero para ganar la contienda tuvo que comerse la reina.

Cuando un alfil liquidó a la reina y definió el partido, se coronó campeón mundial de una novedosa disciplina que combina boxeo y ajedrez.

Este extraño deporte incluye cinco rounds de boxeo que se alternan con partidas rápida de ajedrez, de 24 minutos.

"Es el número uno de la gente pensante y el número uno de la que quiere acción", afirmó Iepe Rubingh, de 32 años y quien creó este deporte.

Rubingh se inspiró en "Cold Equator", una historieta cómica francesa de 1992 en la que dos boxeadores peso pesado pelean 12 rounds y luego juegan una partida de ajedrez de 45 horas.

"Eso no es práctico. Pero decidí buscar una forma de aplicar ese concepto", expresó Rubingh.

Su versión del deporte incluye un tablero electrónico de ajedrez hecho a medida que permite al espectador seguir la partida en un par de pantallas grandes cerca del cuadrilátero.

En el 2003, unas 800 personas presenciaron un encuentro amistoso entre Rubingh y un amigo. "Fue un desastre. Perdí la reina en la segunda ronda de ajedrez", comentó.

Pero no abandonó su empresa.

El holandés regresó a Berlín, donde había vivido una década y se puso a buscar boxeadores que también pudiesen jugar al ajedrez.

Alemania es hoy un polo de atracción para boxeadores de Europa oriental. La mayoría de los mejores pesos pesados del mundo en la actualidad son de Rusia y Ucrania, y muchos se entrenan en Hamburgo. Rubingh espera que aquí haya suficiente talento como para encontrar boxeadores con aptitudes ajedrecísticas.

Sabe que no conseguirá a boxeadores o ajedrecistas de primer nivel, pero confía en que hay suficientes boxeadores de segunda categoría o amateurs inteligentes, capaces de competir en ajedrez.

"Con cierta práctica, la gente puede jugar al ajedrez durante una contienda boxística como si se tratase de una partida normal", sostuvo Rubingh.

Una de sus primeras apariciones fue Frank Stoldt, un policía antimotín de 37 años que compitió como amateur en la modalidad de boxeo con patadas. Stoldt es un fanático del ajedrez, que a menudo jugada partidas en línea hasta entrada la noche.

"Las dos disciplinas son agresivas", declaró Stoldt cuando se le preguntó qué le resultaba tan atractivo de esta combinación de boxeo y ajedrez. Comenzó a entrenarse en el gimnasio de Rubingh en el centro de Berlín y en noviembre ganó el primer título mundial dirimido en esta nueva disciplina.

Lo perdió en junio ante Sazhin, un ruso de 19 años que nunca había salido al exterior hasta que vino a Berlín a prepararse para la justa.

Sazhin se enteró de la existencia del deporte en la internet y se dio a conocer enviándole a Rubingh filmaciones de sus peleas y jugando partidas de ajedrez en línea. Rubingh dice que podría ser el primero de una larga lista de boxeadores ajedrecistas surgidos en un país que adora el boxeo y más todavía el ajedrez.

Era bien pasada la medianoche en un depósito de Berlín cuando Sazhin y Stoldt ingresaron al ring y se sentaron frente a un tablero de ajedrez. En este juego, uno tiene 12 minutos para doblegar al rival. Las partidas se juegan entre round y round.

Stoldt armó un cerco defensivo con peones, mientras que Sazhin plantó los suyos con una diagonal.

En boxeo, Sazhin conectó numerosos golpes al cuerpo que debilitaron a su rival.

De vuelta en el tablero, Stoldt pareció distraído y desprotegió su reina al tratar de salvar un alfil.

Sazhin se le fue encima y Stoldt tuvo que aceptar su derrota.

"Ver a estos tipos de 120 kilos (264 libras) sentados frente a un tablero de ajedrez, es como si fuese un montaje", afirmó Yarim Fahre, de 27 años. "Se requieren distintas aptitudes, distintas tácticas".

En la red:

http://site.wcbo.org/content/index(underscore)en.html

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal