La Verdad

viernes, 9 de julio de 2010

Policía distribuye manual a patrullas

En momento en que la Policia Nacional está siendo cuestionada por las muertes de dos civiles a manos de patrullas, la jefatura de la institución distribiuye entre sus agentes un manual de procedimientos para el patrullaje.

En el instructivo preparado por la Dirección de Planificación Estratégica de la Policía se le advierte a los agentes que la vida humana y las libertades individuales son elementos inmensurables de la sociedad por lo que es su responsabilidad preservar y proteger.

“Lo sagrado de la vida humana y de las libertades individuales son elementos inmensurables de la sociedad moderna que le confieren a los miembros policiales la responsabilidad de preservar y proteger sus valores supremos”, reseña.

Precisa que en la consecución de su responsabilidad, los policías mantienen el entendimiento de que la protección de la propiedad y captura de delincuentes criminales están subordinadas a la protección de la vida, incluyendo la propia.

Además, que en el curso del desempeño del deber, los miembros policiales a menudo se enfrentan a situaciones que requieren que se ejerza cierto grado de fuerza a fin de llevar a cabo y mantener el orden público y seguridad.

“Esto puede ser logrado en una escala ascendente de notificación, advertencia, persuasión, fuerza física o mortal, de acuerdo y en proporción con las circunstancias de la situación”, indica.

Les advierte que la aplicación de fuerza se debe conducir de tal manera que sea razonable y proporcionada con el logro de un nivel de control que no se pueda obtener de otra manera a través del uso de otras alternativas.

“Aunque el uso de cantidad razonable de fuerza está autorizado en circunstancias apropiadas (tales como aquellas que involucren la protección del policía u otras formas de daño corporal), los oficiales/agentes deben estar conscientes de que la fuerza innecesaria o excesiva viola el Código Procesal Penal”, añade.

Política
El manual resalta que es política de la jefatura de la Policía Nacional requerir a sus miembros para que muestren un sentido de juicio prudente como resultado del conocimiento adquirido, destrezas y habilidad en el ejercicio o aplicación de cualquier nivel de fuerza.

Explicó que el uso de la fuerza consiste en su empleo para llevar a cabo actos legítimos.

“Una intensificación gradual de la fuerza debe emplearse en todas las situaciones que no hacen necesario el uso inmediato de un nivel más severo de fuerza”, expresa.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal