La Verdad

domingo, 18 de julio de 2010

Población entiende caerán “pejes gordos” en el país con captura Figueroa Agosto

Como es sabido en la psicología social cuando una persona cae o se ve en declive, aun haya cometido un delito, la población tiende a ponerla de víctima, y eso ha pasado cuando la ciudadanía se ha enterado de que el prófugo José David Figueroa Agosto fue capturado en Puerto Rico y su compañera Sobeida Feliz Morel se entregó a las autoridades policiales de ese país. Muchos afirman que hay autoridades militares y policiales que están nerviosas porque forman parte de la estructura que manejaba Figueroa Agosto en la República Dominicana y que cuando éste sea interrogado soltará con nombres y apellidos a lo que colaboraban con él para dirigir una organización tan poderosa.

La percepción de la población ha catalogado a la pareja como víctimas al ser apresados en una acción conjunta del FBI y US Marshals; han olvidado los actos de asesinatos y narcotráfico que envuelve a estas dos personas en la República Dominicana.

Periodistas de El Nuevo Diario realizaron un sondeo en la población para conocer su opinión sobre la captura de Figueroa Agosto en Puerto Rico y su repercusión en la República Dominicana, al igual que la decisión de su compañera Sobeida Feliz Morel de entregarse al saber que éste fue apresado.

En ese contexto, la señora María Pérez dijo que en los próximos días se van a saber muchas cosas de cómo trabajaba esa organización en el país, no obstante indicó que siente pena de Sobeida Morel, “me da pena por esta mujer que al parecer por amor se entregó a la justicia”.

Juan Carlos Jiménez expresó que Sobeida Feliz tiene que venir a la República Dominicana y cumplir su castigo, y darle gracias a Dios que fue en Puerto Rico que sucedió su caída, ya que si hubiera sido en la República Dominicana hubieran muertos ambos a causa de un “intercambio de disparos”.

Al entrevistar a Miguel Ángel Benítez, sobre la captura de Agosto y Sobeida, dijo que todo el mundo sabe que los “pejes gordos” que ayudaron a organizar una estructura tan poderosa van a caer junto al jefe”.

Destacó que el cabecilla de la organización está agarrado, y ante esa a situación a Sobeida no le quedó otra alternativa que entregarse a las autoridades “ella pensó que si no lo hacía podrían matarla, ya que el que la cuidaba estaba capturado, no había más salida”.

Mientras que el señor José Morel dijo que caerán mucha gente grandes involucradas en este caso y que ahora están temblando “para mi que caerán muchos altares, y otros ya están comprando pasaje para salir del país, porque si el tipo habla se lo llevó el diablo”, dijo.

Al referirse a la dominicana Sobeida Feliz Morel, afirmó que ella se entregó por temor a ser agredida, ya que al agarrar a José Figueroa Agosto, ella se sintió desprotegida y decidió rendirse.

Para la señora Mercedes Vásquez, el arresto de Sobeida Morel le causó pena, porque ella demostró que “quiere al hombre, al saber que él fue capturado parece que ella pensó ¿ ahora que hago yo sola aquí? ”.

Manifestó que Figueroa Agosto lo que hizo fue que dañó al país con las drogas, en complicidad con militares y ahora éstos sentirán miedo cuando el hable y diga quienes fueron que los ayudaron a ejecutar esas muertes tan horrendas.

Cuando José Figueroa Agosto fue arrestado y era conducido por los federales, los periodistas de Puerto Rico alcanzaron a preguntarle, cómo se sentía y éste respondió con la cabeza y una sonrisa a flor de labios “estoy bien”, es el momento cuando en las imágenes en la televisión se observa el gesto de éste.

Mientras que en el caso de Sobeida Feliz Morel, se estima que ésta al no tener ningún caso pendientes en los Estados Unidos sería repatriada a República Dominicana, donde ha sido declarada en rebeldía, junto a Figueroa Agosto, por un tribunal de la Instrucción porque siendo citada debidamente no compareció y se emitió una orden de arresto.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal