La Verdad

jueves, 30 de octubre de 2008

Legisladores de Haití y República Dominicana condenan violencia



Un grupo de legisladores de República Dominicana y de Haití condenó este jueves, de manera enérgica, los actos de agresión en perjuicio de una parte de la comunidad haitiana residente en el país en comunidades de Neyba y Guayubín.

Los legisladores dijeron que esos hechos protagonizados por malos dominicanos son actos de barbarie que se consideran aislados.

Los congresistas se expresaron en esos términos en una declaración conjunta ofrecida a la prensa, dentro del marco del desarrollo del XXX Foro Anual de la Acción Mundial de Parlamentarios (PGA), que concluye este viernes, en el Congreso Nacional, con la participación de 200 parlamentarios de más de 60 países.

Los presidentes del Senado de República Dominicana y Haití, Reinaldo Pared Pérez, y
Nelly Bastien, respectivamente, sirvieron de voceros a los congresistas, quienes estuvieron acompañados del embajador haitiano en el país, Fritz Cineas

Pared Pérez llamó a los dominicanos y haitianos a la concordia y a la reflexión porque en esas comunidades siempre han vivido de manera pacífica.

Dijo que la comunidad haitiana que reside en el país contribuye a las actividades productivas de la República Dominicana.

“Condenamos estos actos que no merecen el apoyo de nadie que tenga dos dedos de razón. Son actos de barbarie de personas que aprovechándose de un hecho aislado, han venido ejecutando estos actos abusivos contra estos ciudadanos haitianos que viven en nuestro país”, expresó Pared Pérez.

Mientras que el presidente del Senado haitiano, Nelly Bastien, dijo que los actos de violencia de que han sido víctima sus compatriotas atentan contra la dignidad humana.

Sostuvo que es preciso que el gobierno dominicano tome las medidas para que no se repitan estos hechos.

Bastien dijo que se hace necesaria una nueva política migratoria que respete los derechos de los individuos e hizo un llamado para que los parlamentarios de ambas naciones sigan aunando esfuerzos para preservar la paz, la fraternidad y el respeto mutuo, entre los pueblos que comparten una isla.

“Es por eso que queremos expresar nuestra firme voluntad de seguir trabajando para mejorar en el respeto de los derechos fundamentales de los dos países y de sus ciudadanos”, agregó.

Hizo un llamado en creole a sus conciudadanos que viven en República Dominicana a mantenerse tranquilos y no participar en actos de violencia.

Por República Dominicana, estuvieron presentes los senadores Mario Torres, de Dajabón; Diego Aquino, Bahoruco; diputados José González Sánchez y Pedro Caro, por la provincia Bahoruco.

Además del presidente del Senado, Nelly Bastien, los diputados haitianos: Eric Jean Jacques, Guy Gerard Georges, Arsene Diejuste, Pierre Jeronme Vlacine, Limongy S. Jean, Ronald Lareche, Jean Etzer Valentin, Jean Roland Boisrond, Jean Marcel Lumerant, Levaillant Louis Jeune, Enmanuel Lutherking Marcadieu, Patrick Robasson, Enel Appolon, Nicson Dorestil, Aleime Clavel Richemond, Gerandale Telusma, Stven Benoit.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal