La Verdad

lunes, 28 de junio de 2010

Policías matan de un balazo a joven estudiante de derecho

Dos agentes de la Policía mataron la madrugada de ayer de un balazo en la nuca a un estudiante de término de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, porque el joven no detuvo su automóvil en una zona oscura donde le hicieron una señal de alto.

El estudiante Abraham Ramos Morel cumplía esa misma noche 23 años y tras celebrarlo en su casa de la calle Nicolás de Ovando 168, del Ensanche Luperón, pidió a su padre, Silvestre Ramos, a eso de la 1:00 AM, que lo acompañara a comprar un sandwich en una cafetería cercana.

Comieron junto a otros dos parientes y cuando regresaban por la calle Pedro Livio Cedeño, muy cerca de la Padre Castellanos, los dos policías, que se ocultaban bajo la sombra espesa de una mata de caucho, ordenaron el alto al vehículo, pero el joven decidió detenerse más adelante porque el lugar de la patrulla estaba muy oscuro.

“No se conformaron con pinchar las gomas del carro, sino que además le dispararon a mi hijo en la cabeza”
Silvestre Ramos, padre del joven muertoAdemás de su padre, el estudiante Ramos conducía acompañados por Diógenes Encarnación Ramos, uno de sus primos, y la jovencita Génesis Martínez, de 16 años. Su muerte se le atribuye a el sargento Carlos Manuel Martínez Germán y el raso Elvis Vinicio Montero Jiménez, ambos del cuartel del Ensanche Luperón.

El padre de la víctima relató que luego de la señal de pare, los policías se acercaron en una motocicleta DT, color azul claro, placa A-316, disparando los dos, uno con una pistola y otro el con un revólver. “No se conformaron con pinchar las gomas del carro, sino que además le dispararon a mi hijo en la cabeza a través del cristal trasero”.

El padre dijo que no se explica las razones que tuvieron los agentes para dispararles, porque ellos viajaban a poca velocidad y los cuatro ocupantes del automóvil estaban visibles ya que los cristales del carro son claros.

El cadáver del estudiante fue llevado a una funeraria de Nicolás de Ovando, cerca de la iglesia Santo Cura de Ars, precisamente al frente de la casa donde residía el joven con su familia.

Ayer se esperaba el regreso de la madre, Rufina Victoria Morel, quien se encontraba en España.

“Este es un caso del mayor general Rafael Guillermo Guzmán Fermín, jefe de la Policía, y esperamos que hoy lunes someta a esos gatillos alegres a la justicia”, dijo Juan Bretón, periodista y abogado de la familia

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal