La Verdad

martes, 8 de junio de 2010

Policial de El Bronx persigue asesinos de un taxista dominicano


NUEVA YORK.- La policía de Nueva York ha desatado desde ayer lunes una cacería para dar con dos sujetos que asesinaron a balazos al taxista dominicano César Santos, de 48 años de edad, nativo de San Francisco de Macorís y padre de tres hijos.

El chofer, que llevaba cuatro años trabajando en la base Excellent Car & Limo de la avenida Morris del mismo condado, fue ultimado la tarde del domingo, cuando según versiones discutió por la tarifa con sus matadores que le dispararon en el estómago.

El hecho ocurrió en la avenida Sedgwick próximo a Kingsbridge, un espacio relativamente solitario de El Bronx. Una imagen de uno de los asesinos que fue captada cuando estaba sentado en el lado izquierdo del asiento trasero del carro de Santos está siendo difundida en todos los medios locales.

Del otro, la cámara sólo pudo tomar el brazo derecho. Los prófugos fueron descritos por las autoridades como de 18 y 20 años, uno llevaba un pantalón corto de color oscuro y el otro una camiseta blanca, sin mangas. También vestía una gorra de los Yankees.

La policía pidió a la comunidad llamar a la línea de "Alto al Crimen" para cualquier información que se tenga sobre los responsables del crimen.

El presidente de la base, Ramón Flores, explicó a los medios que la empresa instruye a sus taxistas para que nunca salgan de sus vehículos en medio de una discusión para no exponerse al peligro de ser atacados. Dijo que la base ofrece talleres a sus conductores sobre seguridad y protección.

"Otro problema fue que recogió a los pasajeros en las calles, que es también muy peligroso", añadió.

El crimen fue perpetrado a la 1:40 y testigos que salían de una iglesia del área dijeron que los asesinos salieron huyendo del auto y la víctima los persiguió reclamándoles el pago del transporte.

En medio de la disputa uno de ellos le disparó y el chofer dominicano fue ingresado a la emergencia del hospital San Barnabás donde expiró ocho horas después de ser baleado. El presidente de la base dijo que Santos era un hombre tranquilo y muy trabajador.

Sus hijos en edades de 24, 18 y 16 años residen en Santo Domingo.

Frente a la base se ha improvisado un altar con flores, velas, velones y mensajes alusivos a la muerte de Santos.

En un papel en blanco pusieron una copia de la foto de su licencia de taxista y las letras "RIP" (Descanse en Paz). Un despachador de la base dijo anoche a este reportero que todos los compañeros de trabajo del asesinado chofer están muy tristes.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal