La Verdad

martes, 15 de junio de 2010

Informe revela yipeta de general recibió 2 disparos

El informe acerca del incidente con la escolta del vicepresidente Rafael Alburquerque establece que quien conducía el vehículo que rebasó de manera temeraria a la escolta del vicemandatario era el general Bernardo Santiago y Santiago, inspector general de la Policía Nacional, y no un mayor de esa institución como éste comunicó a su superior Rafael Guzmán Fermín en un informe escrito.

Así lo confirmó ayer el jefe de la Policía Nacional, mayor general Rafael Guillermo Guzmán Fermín, tras recibir el informe de manos del vicepresidente Alburquerque en su despacho del Palacio Nacional.

El informe, del hecho ocurrido el pasado viernes en la autopista Las Américas cuando el vicepresidente viajaba con destino a Juan Dolio para reunirse con unos familiares, fue elaborado por una comisión encabezada por el encargado de seguridad, general Ramón Alcántara, y el edecán del vicepresidente Alburquerque, teniente coronel del Ejército, Karoldy Reyes Luna.

“El general era que iba conduciendo y no el mayor, de todos modos vamos a continuar las investigaciones con la comisión que hemos designado para tales fines”, precisó el jefe policial.

Tal y como lo expresa el mayor general Guzmán Fermín, el informe que rinde el edecán del vicepresidente de la República, Kadoldy Reyes Luna, explica que el vehículo era conducido por el general Bernardo Santiago Santiago, quien, según el informe, además de sus escoltas iba en compañía de una mujer no identificada.

Explica que la jeepeta Marca Land Cruiser, color gris, placa G0-61165, trataba de rebasar de manera imprudente la caravana, por lo que no se le permitía cruzar, pero en cambio siguió insistiendo por cruzar tomando el lado del paseo derecho de la autopista.

“Y de manera imprudente la jeepeta Land Cruiser logró introducirse entre el automóvil vicepresidencial placa 02 y el vehículo puntero, y una vez allí, comenzó a dar giros de izquierda a derecha, tratando de rebasar temerariamente, impactando del lado izquierdo al vehículo puntero, logrando así salir de entre los vehículos y continuando su rumbo”, explica el informe.

De acuerdo con las explicaciones luego de la acción del general se impartieron las instrucciones a los franqueadores del vicepresidente para que detuvieran el vehiculo en que transitaba, el cual ignoraba todas las advertencias de señales y de pare que les hacían los franqueadores.

Debido a esa actitud “se vieron en la necesidad de realizar dos disparos a los neumáticos del vehículo para que se detuviera, logrando detenerlo, sin causar daños personales. Nosotros continuamos la marcha y luego recibí una llamada de uno de los franqueadores, el segundo teniente Santo Rodríguez Mena, donde me informaba que el vehículo antes señalado iba conducido por el general de brigada Bernardo Santiago y Santiago, con tres personas más, entre ellas el mayor Senero Lebrón Alcántara, el cabo Paredes y una señora de generales desconocidas”, establece el informe.

El jefe policial rehusó referirse a las sanciones que recibiría el oficial si se comprueba su responsabilidad directa en la acción.

La versión del general

Al ofrecer su versión por escrito al jefe de la Policía, el general Santiago y Santiago dice que pasó a la caravana del Vicepresidente luego de que uno de los franqueadotes le cediera el paso.

El oficial solo habla de dos acompañantes y no menciona a la mujer que supuestamente iba en su vehículo.

“Llegando próximo al peaje nos encontramos con la caravana del excelentísimo vicepresidente de la República, los cuales estaban delante de nosotros y llegando al último semáforo de Boca Chica, observamos cuando uno de los que estaban abordo de la perseguidora le comunicó algo verbal al franqueador de la parte de atrás, por lo que él mismo abriendo hacia la derecha, nos hizo señas con la mano izquierda para que pasemos, al momento de rebasar los integrantes de la jeepeta franqueadora que iba adelante no se percataron de que el referido franqueador nos había cedido el paso”, precisó Santiago y Santiago.

Dijo que por esa razón los oficiales lo impactaron en la parte trasera del vehículo en que viajaban obligándolo a orillarse hacia la derecha.

“Se escucharon dos disparos, los cuales no ocasionaron daños personales ni materiales, por lo que después de salir del vehículo el segundo teniente Mena y el sargento Morales, nos encañonaron y nos manifestaron que mantuviéramos las manos en alto, por lo que nos identificamos como policías y militar”, concluye el informe que rindió el general Santiago y Santiago.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal