La Verdad

sábado, 27 de febrero de 2010

“Hay que proceder con nuevos mecanismos de investigación para enfrentar el narcotráfico”

Por Manuel Frontán

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-
El presidente Leonel Fernández dijo que la mayor preocupación en los distintos estratos de la sociedad dominicana, tiene que ver con el tráfico ilícito de drogas, la violencia y el crimen organizado.

Dijo que el tráfico ilícito de drogas es un mercado que se divide en tres cadenas: la de producción, distribución y comercialización, el cual alcanza a unos 240 millones de consumidores en el mundo.

“Pero al mismo tiempo, es un mercado con una capacidad de movilización de recursos por encima de 500 mil millones de dólares al año, o lo que es lo mismo más de 12 veces el Producto Interno Bruto de la República Dominicana”.

Agregó que, al igual que los de Centroamérica y México, el país ha sido tradicionalmente considerado como zona de tránsito de la droga ya que la zona de producción se encuentra en la hermana República de Colombia, la cual genera el 90% de la producción de cocaína que se consume en el mundo, así como, Ecuador, Bolivia y Perú.
Las zonas de destino son Puerto Rico, los Estados Unidos y Europa.

“Desde la década de los 90, parte de la droga que transitaba por la República Dominicana se quedó en el país como pago en naturaleza a las transacciones que se realizaban”.

Dijo que al mover tantos recursos el negocio de las drogas ha logrado penetrar determinados niveles de las instituciones responsables de combatir y perseguir el tráfico ilícito de drogas en el territorio nacional.

“Ese es un patrón o tendencia que se repite en todas partes; y naturalmente, la República Dominicana no podía ser la excepción”.

Adujo que en varios de los escándalos de gran trascendencia que se han presentado en los últimos tiempos, se capta la presencia de altos oficiales de distintas instituciones de nuestros cuerpos armados y que eso ha provocado una justificada desconfianza por parte de la población, al sentirse, no sólo desprotegida, sino amenazada, como consecuencia de producirse una inversión del rol que deben asumir los órganos responsables del mantenimiento de la seguridad pública.

“Naturalmente, no se trata de la institucionalidad en sí misma de nuestros hombres de uniforme. Se trata de individuos o casos aislados, quienes con su mala conducta tienden a desprestigiar el buen nombre de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional”.

Dijo que hay que profundizar el proceso de depuración de los miembros de esas distintas instituciones. De hecho, miles de integrantes de la DNCD, la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas, han sido separados ya de las filas y puestos en retiro en los últimos años como parte de este proceso de profilaxis.

“Ahora, sin embargo, hay que proceder con nuevos mecanismos de investigación y de depuración. Hay que fortalecer los controles internos de nuestras instituciones. Hay que ser muy selectivos en la escogencia del personal que labora en las áreas de narcóticos, homicidio, inteligencia, lavado de activos y otras áreas sensibles, vinculadas a la investigación del crimen”.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal