La Verdad

miércoles, 29 de abril de 2009

Tres días duelo en Galván y suspensión Patronales por muertos en el accidente

GALVAN, Bahoruco.- El Concejo Municipal decretó tres días de duelo y la suspensión de las fiestas patronales que serían realizadas a comienzos de mayo, debido a las muertes de 12 galvanenses y 18 heridos en un aparatoso accidente ocurrido el martes en la carretera Baní-San Cristóbal.

La resolución fue adoptada este martes en la noche durante una sesión de la sala capitular en la que los ediles se hicieron eco de la tristeza y consternación que embarga a los moradores de aquí, después del accidente.

Los muertos, todos nativos de esta zona, son Belkys Castillo, del distrito del Salado; Luis Jiménez Herasme, y Ambrosio Jiménez, de la sección de Las Tejas: Cesáreo Arismendis, de la localidad de Los Angelitos; Andrés Santana Pamela, Feliría Díaz, Arturo Batista, Robinson cuevas, Tavares Roa y Mercedes Santana, entre otros, de Galván.






El accidente ocurrió a las 6:10 de la mañana en la llamada Curva de la Muerte, próximo al puente Lucas Díaz, en la carretera Baní- San Cristóbal cuando el chófer de un camión de arrastre se proyectó contra un ómnibus de transporte colectivo en el que viajaban 35 personas, acorde con las versiones más recientes.

La colisión provocó de inmediato 11 muertos, entre ellos el conductor del ómnibus, y 14 heridos, según los partes de las instituciones médicas a las cuales fueron trasladadas las víctimas.



Chofer se disculpa

“Lo lamento por todos, pero no fue mi intención”, dijo Joel Santo Aquino, de 25 años, chofer de la patana que chocó con el minibús procedente de Galván, Neiba.

Aquino, al ser conducido por el director de Amet, general Rafael Oscar Bencosme Candelier, al recinto Sur-Central de la Policía, en Baní, explicó que trató de evadir la guagua, la que según dijo, le cerró el paso.

“No perdí el control. La guagua venía y me cerró el paso…yo intenté evadirla, pero se volteó el furgón”, expresó el conductor, quien recibió un golpe en el ojo izquierdo. La patana procedía de Santo Domingo y se dirigía hacia Azua con un cargamento de cacao.

Desgarradoras escenas de llanto y desesperación se observaron en los hospitales Nuestra Señora de Regla, en Baní, y Juan Pablo Pina, en San Cristóbal, donde fueron trasladadas las personas que fallecieron en el acto, y parte de las que resultaron heridas, algunas de las cuales murieron mientras recibían atenciones médicas.

Aunque los accidentes de tránsito en Dominicana son noticia cotidiana, el de este martes conmovió a la opinión pública por el alto número de víctimas fatales.

El Congreso, que reinició este martes el debate del proyecto de reforma constitucional presentado por el presidente Leonel Fernández, guardó un minuto de silencio por los muertos en la tragedia.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal